La sanidad está viviendo momentos muy críticos en nuestro país.
El personal sanitario vive rodeado de situaciones de estrés, recortes salariales, expedientes de regulación de empleo, cambios continuos en las condiciones de trabajo y eso repercute de manera directa en la el rendimiento de los equipos y en como se enfrentan a su día a día y como puede afectar de manera directa a los pacientes que acuden a nuestros hospitales, clínicas, centros médicos, etc.

La pesadilla de las personas que tienen a su cargo equipos humanos en estas circunstancias es la de mantener sea como sea a su personal motivado para que las cosas funcionen de la mejor manera posible.
Esto provoca situaciones de angustia, nerviosismo, ya que a veces las situaciones ajenas a nuestra persona, no facilitan nuestra labor.

Como coach, te puedo recomendar algunas claves para que pongas en práctica y mantengas a tu equipo motivado y cohesionado.

-Muéstrate cercano/a a ellos. Preocúpate por su situación familiar, hobbies…. Ofrécele tu apoyo en la medida de lo posible.

-Comunica la mayor información que te sea posible.
Es importante que sientan que les tienes en cuenta y que te preocupas por mantenerlos informados de cuanto pasa en la empresa.
Evitarás la rumorología y lo que esto conlleva.

-Escucha sus palabras y hazles saber que te interesa su opinión.

-Organiza con regularidad reuniones con ellos para exponer problemas o bien tener en cuenta posibles sugerencias para mejorar ciertas áreas.

-Dedícales palabras de agradecimiento cuando muestren actitudes en pro del equipo, no dejes pasar la oportunidad.
Es importantísimo que se sientas queridos y valorados.
Cuida los pequeños detalles, incluso, no estaría de más que hablases con tu superior y plantearas una manera de premiarlos, dentro de la coyuntura económica del centro.

Como decía la Pirámide de Maslow el ser humano necesita satisfacer una serie de niveles en su vida y uno de ellas además de satisfacer sus necesidades más básicas es la de sentirse reconocidos.

Piensa en como te gustaría que te trataran a ti.
Ponte en los zapatos de las personas que forman tu equipo.

Te dejo con una reflexión para que te la hagas a ti mismo/a.

Como líder, ¿Crees que has hecho todo lo posible para mantener a tu equipo motivado y cohesionado?

¿Qué factores tienes a tu favor para llevarlo a cabo?

¿Cuáles son los posibles obstáculos con los que te puedes encontrar?

“Si tus acciones inspiran a otros a soñar más, aprender más, hacer más y ser mejores…eres un Líder”

Jack Welch