Navidad, tiempo de reflexión y de proyección.

Coincidiendo con la llegada de la Navidad y del Nuevo Año a punto de comenzar, nos invade la necesidad de hacer una reflexión y analizar como ha sido el Año que finaliza.

No sabría explicar el motivo, pero surge una necesidad vital de pasar cuentas con nosotr@s mismos y valorar qué es lo que nos ha funcionado bien y qué tenemos que mejorar en los próximos meses.

Me gustaría decirte antes que nada que no te invada la frustración, que enfoques tus puntos débiles tomándolos como una oportunidad de mejora y sigas con el proceso contínuo de aprendizaje que supone la Vida.

Contémplate con aceptación, es importante la autocrítica pero en la justa medida, sin llegar a castigarnos de forma continuada, porque lo único que nos aportará será angustia y tener un mal concepto de nosotros mismos.

Para poder analizar de forma serena y eficiente los resultados y los futuros objetivos te voy a dar ocho claves muy útiles:

1-Haz una lista de tus planes de cara al nuevo Año.
¿Cuáles son los más relevantes para ti?
No descartes volver a intentar aquello que anhelas porque sigue siendo una asignatura pendiente para ti.

2-Marca fechas en el calendario para tener un mayor compromiso y ponerte en marcha.
Escoge otra fecha para que puedas evaluar tus avances.

3-Reflexiona sobre cuales son tus puntos débiles.
¿Qué suele sabotearte ?
¿Cuáles son tus debilidades?

4-Tienes que ser consciente de tus fortalezas.
¿Cómo vas a desarrollar tu talento?
¿Qué eres capaz de hacer cuando te sientes plen@?

5-Busca apoyos, pueden ser personas a las que admiras, que te inspiran, o sencillamente en las que puedes confiar.

6-Utiliza estructuras que te conecten con tu fortaleza para sostener tu meta en el tiempo.
Nos conocemos y sabemos que en algún momento podemos flaquear y que peligre todo lo que nos hemos propuesto.
Estos elementos pueden ser diversos, desde personas a las que quieres dedicar tu esfuerzo, objetos que sean especiales para ti por su valor sentimental, por conectarte con tu esencia,
la música, la meditación, etc.
Te van a servir como mecanismos de alarma para situaciones en las que sientes que estás a punto de tirar la toalla y te van a ayudar a volver a conectarte con tu propósito.

7-Establece como un hábito ,dentro de tu semana, el premiarte con algo que te guste.
Te va a ayudar a salir de la rutina y a desconectar.
Las alternativas son muy amplias, salir con amiga@s, ir al cine, salir a pasear, meditar, salir a correr, pintar,etc….

8-Ten cuidado con tus saboteadores, es decir, tus voces internas que no te dejan ver con claridad todas las posibilidades que hay para tí.
Es importante que hagas un ejercicio de reflexión y anotes cuales son los tuyos, que te suelen decir (ej. “ésto no es para tí”, “es demasiado difícil”, “no vas a ser capaz”, etc.), y también en que situaciones suelen aparecer.
-Para lo anterior es importante tener claro cual es nuestro Propósito de Vida, que queremos ser o en quien nos queremos convertir.
Piensa cuales son los valores más fundamentales para tí.
Haz una lista con los 3 ó 5 más importantes.
¿Cómo están integrados en tu vida?
¿Los estás honrando?
¿En que área no están presentes?
¿Cómo te hace sentir el no vivir alinead@s a ellos?

Espero que estas reflexiones te sean de gran ayuda para que te enfoques en aquello que quieres conseguir.

Te deseo unas Felices Fiestas y que todos tus proyectos
se hagan realidad.