Para Blog Generación 4.0

Si nos remontamos a nuestra época de estudiantes, y de eso ¡NO HACE TANTO!,  la única preocupación que podía llegar a perturbarnos era la de aprobar todas las asignaturas y no tener que pasarnos el verano estudiando. Y entonces pensábamos que la vida era dura,…jajaja. Ingenuos.

Estábamos como locos por  incorporarnos a la vida laboral y así empezar a saborear las mieles de lo que significa sentirse INDEPENDIENTE.

Años más tarde llegó la fase “just married”, “just living together” o “single forever” ¡¡sin cargas!! y con ella la ilusión que nos generaba el tener nuestro hogar, entrar y salir sin dar explicaciones, viajar…y de vez en cuando… permitirte algún que otro capricho. Destinabas parte de tu tiempo libre a ir de compras, quedar con amiga/os, cuidarte, asistir a conciertos…., resumiendo, ¡¡¡tu vida social era era bastante intensa y animada!!! ¡¡Y todo giraba alrededor de ella!!

Pero, ¡de pronto! y tan solo unos años más tarde, el guión de tu vida parece haber cambiado bastante: esas horas dedicadas a ti se han convertido en: trabajar fuera y dentro de casa, llevar y recoger a los niños del cole, ir a fiestas infantiles, y si son ya algo mayores, esperar despierta hasta que vuelvan a casa cuándo salen por  la noche o bien ir a buscarlos a altas horas de la madrugada, tener el uniforme a punto, el babi planchado o la ropa de gimnasia limpia, saber cuándo es la reunión de padres, tener la nevera llena (de cosas saludables, por supuesto)…y SIEMPRE, SIEMPRE, SIEMPRE tener batería en el móvil POR SI PASA ALGO.

     ¿Qué ha pasado con la reina de la fiesta? ¿Dónde está tu vida social ahora?

     ¿Y “tus momentos”? Ahora son: Sacar un hueco para que el fisio te quite las contracturas generadas por el stress que arrastras o bien ir al oculista porque “ya no ves cómo antes”  y la fecha de caducidad de los yogures se te antoja borrosa… “Eso es de la edad”. “Tienes la vista cansada” (Ayyy si solo fuera la vista me daba por conforme). En fin… todo un peliculón.

Por supuesto, todo debe estar perfectamente organizado y sin errores de cálculo. 

¡¡Ahora resulta que te has convertido en una experta funambulista del tiempo!!.

¡¡Cualquier descuido por tu parte podría generar un CAOS FAMILIAR!!!

Y llegada a este punto te preguntas a ti misma:¿Qué he hecho yo para merecer ésto?

Las consecuencias son: estado permanente de nervios, angustia, sensación de no llegar a todo, cansancio, desidia, …

Tu estado de ánimo va a la deriva porque ¡ estás al borde de un ataque de nervios!

Si te sientes identificada con lo anteriormente descrito, es que sufres el SÍNDROME MULTITASKING.

Como sabes que quiero lo mejor para ti, antes que nada, respira hondo y cuenta hasta 10.

A continuación te voy a dar una serie de CLAVES PARA COMBATIRLO:

 

1- PIENSA detenidamente en cómo gestionas tu día a día con la cantidad de ocupaciones que recaen sobre tí.

2- REFLEXIONA sobre qué es lo que está fallando a tu alrededor (¿falta de organización?, ¿sueles delegar?,  ¿existen posibles ladrones de tiempo?,¿quieres controlarlo todo?, ¿ te falta ayuda?.. ..)

3- CONFECCIONA un planning de la semana en el que vayas añadiendo las tareas que actualmente dependen de ti  (trabajo, llevar niños al cole, recogerlos, hacer la compra.. ), y piensa en cual sería otra posible manera de organizarse.

4- ANALIZA qué cosas estás dejando de hacer  y cuáles de ellas te están pasando factura tanto física cómo emocionalmente. Añádelas al planning (no hace falta que las incorpores todas a la vez).

5- REANUDA pequeñas cosas que te hagan sentir satisfecha (llamar a una amiga que no veas hace tiempo, ir a dar un paseo, nadar, ir a correr, ir al cine, apuntarte a alguna actividad como un taller de manualidades, fotografía, cocina, etc..).

6- HAZ una lista de posibles formas de combinar éstos pequeños momentos de relax con tus obligaciones.

7- DEJA DE QUEJARTE y busca alternativas.

8- Cada semana “REGÁLATE” un momento de respiro para ti.

9- MÁRCATE una fecha para empezar (¡¡¡es importantísimo!!! ) porque es una manera de obligarte a ponerte en marcha).

10- Escoge una fecha en el calendario para SACAR CONCLUSIONES y ver como encaja en tu vida el combinar la obligación con los pequeños placeres.